¿Echar de menos?

4 de noviembre de 2014

¿Echar de menos?

No se sí echo o no echo de menos, pues cuando alguien está conmigo está conmigo siempre y se queda conmigo toda la vida. En lo que llevó andado nunca he podido sacar a nadie de mi corazón, tampoco he querido; quizás a algunos les he visto menos, con otros se rompió la magia inicial con el transcurrir de los años, las relaciones se han podido transformar pero no finalizar.

En si el verbo «echar» me produce rechazo y me inclina a esa melancolía de la que tanto huyo. Es cierto que tengo memorias preciosas en mi retina, recuerdos que ya pertenecen al pasado porque lo único que hoy tengo es El HOY, mi momento presente.

Sí miro al pasado puedo ver lo que he vivido y los infinitos caminos que he transitado, ya no están aquí. Han pasado con toda su belleza, sus penas y sus alegrías.

Pensar en los reencuentros, en futuro, me impide vivir el hoy y si algo NO quiero en mi vida es que ésta consista en una secuencia de echarse de menos.

Entonces, ¿echo o no echo de menos? Ahora lo tengo más claro: NO, pues las personas que están en mi corazón viajan y transitan conmigo, pese a no estar físicamente presentes (eso si lo echo en falta) si lo están en mi esencia cada minuto, porque cuando quieres a alguien quieres todo el tiempo, no sólo cuando estás a su lado.

Publicado en Relaciones y amor | 1 comentario »

Cosas que se me ocurren sobre las parejas. Parte II: los RITMOS

19 de septiembre de 2014

Cosas que se me ocurren sobre las parejas. Parte II: los RITMOS

No se sí te habrá pasado: ¿Te ha llevado alguien por la vida a paso pulga o corriendo? A mi uno iba tan lento que los días a su lado eran un completo aburrimiento, todo era tan pausado que estabas como en estado de letargo, nunca pasaba nada, nunca hacia nada porque en su boca sola había una frase: «Qué pereza». ¡Con lo bonita que es la vida, como a alguien le puede dar pereza vivir!

Lógicamente salí por patas tan desaforada que sin darme cuenta me junte con uno que iba en patinete, todo lo hacía corriendo, como si la vida fuera un maratón. Me tenía tan agotada que un día me plante, ya casi con la lengua fuera y sin suela en los zapatos, y pregunté: “¿A dónde vamos con tanta prisa?” Se me quedo mirando y me dijo: «A vivir» y yo que soy súper John Lenon (adoro el mensaje y la melodía de Imagine) le dije: “yo me quedo aquí porque para mí la vida es lo que me está ocurriendo mientras tú estás haciendo una carrera.”

A partir de entonces aprendí que los RITMOS también son muy importantes en la pareja: Cuando una persona corre y el otro anda no se encuentran, cuando uno lo hace todo rápido y el otro lento tampoco, cuando uno tiene prisa y el otro nunca, cuando uno es nocturno y el otro diurno, se mueven a distintos ritmos y no pueden compartir ni convivir. Es como moverse en diferentes dimensiones.

¿Compartís ritmos semejantes?

Publicado en Relaciones y amor | No hay comentarios »

Cerrando círculos por Paulo Coelho

9 de febrero de 2013

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente «revolcándote» en los porqués, en devolver el casete y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste ya a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente…

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú… Suelta el resentimiento. El prender «tu televisor personal» para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte letalmente, envenenarte y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando «puertas abiertas», por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!

Por Paulo Coelho – Novelista Brasilero

Publicado en Cómo ser feliz | 1 comentario »

Ser feliz

18 de marzo de 2010

Muchas personas se ponen la felicidad como un objetivo a futuro, y nos disfruta de la vida del aquí y el ahora. A mi eso me parece un optimismo desmesurado, pues ni yo ni nadie tiene garantía de futuro. ¿Qué te parece si sigues la frase de Tolstoi, «No esperes a la felicidad, agárrala. Si quieres ser feliz, sélo». Lo que tenemos es el ahora, el presente, disfrutémoslo.

Publicado en Cómo ser feliz | 1 comentario »

La regla de los 30 días

14 de enero de 2010

«El deseo es la ansiedad que surge como consecuencia de la ausencia de algo cuyo goce presente comprende la idea de deleite»Locke.

Publicado en Cómo ser feliz | No hay comentarios »