Día 4 – De Tianamen a Gucci

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

2 de septiembre de 2019

Día 4 - De Tianamen a Gucci

Tras desayunar unas pobres tostadas y algo de fruta, en el hotel falto de limpieza, en el que tampoco apetecía más, nos encaminamos a recorrer la plaza de Tianamen, la Ciudad prohibida, el Mausoleo de Mao Zedong, el fundador de la República Popular China…. Bajo un calor tórrido y sin nada de techumbre más que nuestros gorritos de paja. En estos lugares aún se puede respirar el peso, firmeza y severidad comunista, hay policía y controles por cada esquina. A decir verdad, no nos encontramos apenas extranjeros, si multitud de chinos en familia haciendo turismo interno.

Nada más salir de Tianamen te encuentras con todas las tiendas de moda de alta costura ( Gucci, Prada, Dior…) y hoteles de lujo como el Watford Astoria. Es un país comunista loco por el consumo. Para no ser nosotras menos, nos fuimos al mercado de la seda, un edificio tipo Corte Inglés repleto de falsificaciones de ropa, bolsos, relojes… En el que, como te explican los propios chinos, se divierten negociando. A nosotras el regateo nos resulta agresivo, pero no se nos ha dado mal, pues sabíamos la regla: bajarlo más de la mitad para poder quedarse ahí; aunque hay que saber que ellos siempre tienen la última palabra y salen ganando.

De noche, un tanto hartas ya de sabores asiáticos, cenamos una pizza con ensalada que llegamos incluso a rebañar y chuparnos los dedos. Nos pareció jamón de jabugo del bueno. Nos sigue faltando el vino, parece ser un producto más de élites, que solo logramos ver en las películas nocturnas….

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario