Día 10: Cartagena de Indias

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

21 de agosto de 2017

Día 10: Cartagena de Indias

Salimos temprano en vuelo de Avianca a Cartagena de Indias, llegamos con una tormenta tropical lloviendo a chuzo. Nos tuvimos que quedar largo rato en el hotel esperando que escampara. Según comenzamos el paseo, surgió como de las piedras un calor tórrido y una humedad penetrante, a ritmo caribeño. Para mi era conocido, no tanto para Isa. Nos adentramos por la zona amurallada, sin mapa ni guión de ningún tipo, y fuimos descubriendo por angostos caminos de piedra las preciosas casas coloniales con balcones adornados con buganvillas de colores, las iglesias adornadas para bodas de postín, las plazas con músicas y puestecitos de comida autóctona y de artesanía.

Esta ciudad, enmarcada en una bahía, Patrimonio Histórico de la Humanidad, fue fundada en 1533, conserva la arquitectura colonial de sus construcciones y el conjunto de fortificaciones más completo de Suramérica. Por eso cuando la caminas sientes que lo estas haciendo por los secretos de la historia, que toda ella te habla de otra época.

Al caer la tarde, queríamos disfrutar de sus preciosos anocheceres, en los que dicen que las casas cambian de color, pero en cambio nos encontramos con la tormenta tropical Harvey, con riesgo de convertirse en huracán, empezó a llover de la forma que llueve en estos lares, se fueron inundando las calles hasta convertirse toda la ciudad en una piscina. El regreso al hotel fue una odisea, los taxis no nos querían llevar por el agua, empezamos a caminar sin saber bien ni donde estábamos ni donde estaba el hotel, preguntamos a una pareja que casualmente iba muy cerca, y haciendo todo tipo de zigzag para no mojarnos demasiado e invirtiendo largó tiempo, llegamos aún no se cómo. Son de esas veces que te reiteras que Dios está siempre ahí para protegernos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario