Día 1 – Los viajes sin expectativas siempre las superan

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

2 de septiembre de 2019

Día 1 - Viaje a China

Los viajes sin expectativas siempre las superan (COMIENZO HOY A PUBLICAR, A MI REGRESO; EN CHINA NO PODÍAMOS).

Este año pensábamos ir a Filipinas, pero cuando nos pusimos a sacar el billete en enero, alguien nos dijo que en agosto llovía todos los días. Sin pensarlo demasiado, siguiendo el meró fluir de la vida, sin necesidad de mindfulness, decidimos sacarnos un billete a China.

En junio, sin ninguna expectativa excesiva de nada, hicimos una ruta que consideramos razonable y para acá nos vinimos sin darle más vuelta, más que la del dichoso visado que fue algo cercano a una tesis doctoral.

Ya con todo organizado, empezamos a escuchar comentarios para nada benévolos sobre los chinos, que si eran unos guarros, unos maleducados y que ya nos preparamos para el avión porque iban sorbiendo fideos y tirándose gases. Así con pinza de la ropa en mano, para el por sí acaso, nos encaminamos al mega avión de Lufthansa, después de una carrera maratoniana porque casi lo perdemos, porque salimos con retraso de Madrid y apenas teníamos una hora para hacer el enlace.

Entre jadeo y jadeo, nos dimos cuenta que lo que nos encontramos era todo lo contrario: personas súper respetuosas, silenciosas y a lo suyo. Una auténtica delicia.

Al llegar al Shanghai sin tarjeta SIM, ni mapas, ni ni ideas, decidimos coger un metro al hotel. Tuvimos la suerte que una familia encantadora nos ayudo con la máquina expendedora y las direcciones, y aún no sabemos muy bien cómo, a palpo llegamos al hotel que, por cierto, también nos sorprendió en positivo: una habitación amplísima, todo limpísimo y el personal amabilísimo.

Con el cansancio que traíamos pensamos que lo mejor era salir a cenar, ducharnos y acostarnos temprano. Sin buscar mucho vimos un restaurante chino lleno de tapas donde sólo había chinos por doquier, sin darle mucho a la cabeza allá nos fuimos, nos deleitemos con unos calamares fritos, langostinos y un plato de verduras. El único “pero” no había vino. Tema a resolver de cara a mañana, jajaja…

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario