Si no visualiza correctamente este mensaje, click aquí
Pack Emociones + Pasión   Comprar Ahora
Comprar Ahora   Comprar Ahora
Compartir:
Creando tiernas memorias otoñales
Boletín 88 - 28 de Noviembre del 2017
Maryam Varela Nuestras memorias nos pertenecen. Nosotros las creamos. Pueden ser tristes, pero también bonitas. ¿Te has propuesto alguna vez contemplar la vida como una enciclopedia de memorias, en la que puedes continuar escribiendo semblanzas? ¿Qué tal si añades más memorias otoñales?

Llega el otoño con hojas rojas, amarillas, marrones; la luz tenue impregnada de nostalgia estival; las ciudades se llenan de nuevo de personas, las playas se quedan solitarias, rezumantes de introspección. Muchos ansían la llegada rápida de otro verano, como si el resto de las estaciones no tuvieran sabor, se refugian en la inapetencia, en el no hacer nada. Meramente se detienen a esperar que de nuevo luzca el sol con todo su esplendor.

Vivir así no es vivir, es sobrevivir. La vida que no se disfruta, no se puede decir que sea vivida.

El otoño es una temporada muy creativa, si uno da cabida a todos los sentidos: El campo dibuja cuadros de colorido múltiple, románticos, que invitan al deleite; la naturaleza nos da frutos con los que poder amasar una tarde a fuego lento; saborear una merienda de chocolate bollos y mermeladas caseras; la temperatura nos permite pasear sin demasiado frío, abrazados para darnos calor; las bebidas y las cremas calientes apetecen más y por ende saben mejor; los países y las ciudades se tornan cálidas para arroparnos en nuestras escapadas; los reencuentros de amigos se hacen más intensos; los planes se diseñan más; las familias comparten más horas de hogar a la luz de una lumbre y al calor de un brasero… En el otoño las cadencias son más lentas y los intercambios más generosos, por eso es una buena época para desarrollar la ternura, la expresión más serena, bella y firme del amor. La ternura se alimenta de cosas pequeñas que brotan del corazón.

No podemos vivir sin afectos, son el tronco que sostiene nuestra vida.

Creando tiernas memorias otoñales

Evocan momentos en los que nos encontramos maravillosamente bien, distendidos, confiados y gozosos de amar y ser amados… sintetizan calor, dulzura y consuelo. El otoño es una preciosa época para compartir, escuchar, comprender, estar en armonía.

La ternura es el reposo de la pasión.
¿Qué tal si les abrimos la puerta de nuestras casas?


NUEVO PROYECTO:
Encuentra tu pasión con Maryam Varela


Encuentra tu pasión con Maryam Varela

Te ayudaré a encontrar o recuperar tu pasión.
Visita: https://encuentratupasion.es


maryam@elmundodelasemociones.com Llámame hoy 609840078 o escríbeme un correo electrónico a maryam@elmundodelasemociones.com. Te puedo ayudar.

¡Enhorabuena! Ya has dado el primer paso que te llevará a tu objetivo.

Síguenos en Facebook Únete a elmundodelasemociones.com en Facebook.
LinkedIn Únete a mi red de contactos en LinkedIn.

 
Para suscribirse al boletín haga click aquí.
 
Counselling Inteligencia Emocional Libros Talleres