Día 12: Y llego el tifón

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

21 de agosto de 2016

Día 12: Y llego el tifón

Mientras dormíamos en el Ryokan escuchamos que decían algo por el altavoz, incomprensible para nosotras. Sin darle apenas importancia bajamos a desayunar cuando nos avisaron, desayuno Japo de verdad (sólo comimos el huevo negro (típico de la zona: cocidos en a 100 grados en el agua del manantial) y lo demás lo enmerdamos un poquito para disimular) también nos pusieron yuba, tofu, umeboshi (ciéruelas pasas), soba, salmón, sopa de miso y arroz.

Nos tomamos el último baño termal y salimos bajo la lluvia torrencial con nuestro súper modelo de impermeable, totalmente amortizado, a coger el autobús. Esperamos bajo una lluvia interminablemente 10 minutos, finalmente llego cuando estábamos al borde de la desesperanza. El autobús abarrotado nos llevó durante más de una hora a la estación de tren. Allí aprendimos que estaba habiendo un tifón. Ya nos parecía que aquella lluvia no era para nada normal.

De nuevo un tren, transbordo, más transbordo y otro más llegamos al apartamento que alquilamos en un barrio cerca de Shibuya por aquello de vivir un par de días al modo Japo. En 20 metros de apartamento tienen de todo. Diría que demasiado. Abogo por un poco de minimalismo y un gusto más europeo. Dios que cosa tan incómoda.

Aquí en el barrio nos fijamos que los Japos después de trabajar o se compran la comida hecha en un tipo Seven Eleven o cenan en un restaurante. El alcohol parece que les gusta, vemos que mezclan todo: vino tinto, cerveza, blanco y champan… lo más anecdótico a este respecto es que el otro día les vimos desayunar a las 8:30 con vino blanco, los hay peores que nosotras. Lo que pasa es que estos parece que no matan una mosca. Pues hasta le tocan el culete a la pareja por la calle, para que luego digan que no tienen expresiones emocionales.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 1: Ekonnichiwa Japan

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

10 de agosto de 2016

Ekonnichiwa Japan

Después de un vuelo fantástico llegamos al aeropuerto de Tokio, se respiraba orden, limpieza por doquier, silencio y tranquilidad. Me sorprendió el alto nivel de perfeccionismo, como uno no hubiera rellenado bien una casilla te daban la vuelta y te mandaban hacerlo de nuevo…

Ya veo que voy a tener que tener bajo control mi eterna rebeldía sin causa y pasar un poquito por el aro… Dios mío (Japón tiene un alto nivel de burocracia y papeleo).

Llegamos a hotel a las 12 pues con el cambio de horario nos habían puesto, sin consultarnos, 7 horas encima; pero el check in era a las 15, ni suplicando conseguimos la habitación… veo que los Japos y yo no vamos a tener mucho en común o quizás sólo sean primeras impresiones o efectos del cansancio.

Tras arrastrarnos por las calles presas del calor y del agotamiento, llegamos al hotel a la hora establecida nos dieron una bolsita para llenarla de todos los productos de baño (había de todo de Shiseido, chulisimo) y según entramos en la diminuta habitación con lavadora y todo, nos tiramos vestidas encima de la cama y nos quedamos rendidas varias horas.

Cuando nos despertamos nos encaminamos al baño y nuestra mayor sorpresa fue poder llegar a comprender los misterios del WC japonés: que pasó de calor al frío y te riega tus partes íntimas llegando a hacerte cosquillas juguetonas… Algo aún por descubrir más a fondo.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Redes 130: Aprender a gestionar las emociones – emociones

11 de octubre de 2015

Publicado en Vídeos interesantes | No hay comentarios »

Lista de emociones

27 de abril de 2014

Ekman desarrolló una lista de emociones básicas a partir de investigaciones transculturales en individuos destacados de la tribu de Papúa Nueva Guinea. Observó que los miembros de una cultura aislada de la Edad de Piedra son capaces de identificar con un alto grado de confiabilidad las expresiones emocionales al observar las fotografías tomadas a personas de culturas con las que ellos no han estado familiarizados.

  • alegría
  • ira
  • miedo
  • repugnancia
  • sorpresa
  • tristeza

Sin embargo, en la década de 1990 Ekman amplió esta lista de emociones básicas e incluyó un rango más extenso de emociones positivas y negativas, de las cuales no todas están codificadas en músculos faciales (Ekman, 1999):

  • alivio
  • bochorno
  • complacencia o contento
  • culpa
  • diversión
  • desprecio o desdén
  • entusiasmo o excitación
  • felicidad
  • ira o rabia
  • miedo o temor
  • orgullo
  • placer sensorial
  • repugnancia, repulsa, asco o repulsión
  • satisfacción
  • sorpresa
  • tristeza
  • vergüenza

Publicado en Aprender a gestionar las emociones | No hay comentarios »

EL DOMINIO ACTIVO DE LA CONCIENCIA, 10 pasos para una vida consciente…

13 de marzo de 2014

1. Escucha la sabiduría de tu cuerpo, que se expresa por señales de comodidad e incomodidad. Cuando elijas cierta conducta, pregunta a tu cuerpo que siente al respecto. Si tu cuerpo envía una señal de inquietud física o emocional, ten cuidado. Si tu cuerpo envía una señal de comodidad y anhelo, procede.

2. Vive en el presente, que es el único momento que tienes. Mantén tu atención en lo que existe aquí y ahora; busca la plenitud en todo momento. Acepta lo que viene a ti total y completamente para que puedas apreciarlo y aprender de ello; luego déjalo pasar. El presente es como debe ser. Refleja infinitas leyes de la Naturaleza que te han traído hasta este pensamiento exacto, esta reacción física precisa. Este momento es como es porque el Universo es como es. No luches contra el infinito esquema de las cosas; por el contrario, sé uno con él.

3. Dedica tiempo al silencio, a meditar, a acallar el diálogo interior. En momentos de silencio, cobra conciencia de que estás recontactándote con tu fuente de conciencia pura. Presta atención a tu vida interior para que puedas guiarte por tu intuición, antes que por interpretaciones impuestas desde fuera sobre lo que conviene o no te conviene.

4. Renuncia a tu necesidad de aprobación externa. Sólo tú eres el juez de tu valer; tu meta es descubrir el infinito valor de ti mismo, sin dar importancia a lo que piensen los demás. Al comprender esto se logra una gran libertad.

5. Cuando te descubras reaccionando con enojo u oposición ante cualquier persona o circunstancia, recuerda que sólo estás luchando contigo mismo. Presentar resistencia es la reacción de las defensas creadas por viejos sufrimientos. Cuando renuncies a ese enojo te curarás y cooperarás con el flujo del universo.

6. Recuerda que el mundo de allí fuera refleja tu realidad de aquí dentro. Las personas ante las cuales tu reacción es más fuerte, sea de amor u odio, son proyecciones de tu mundo interior. Lo que más odias es lo que más niegas en ti mismo. Lo que más amas es lo que más deseas dentro de ti. Usa el espejo de las relaciones para guiar tu evolución. El objetivo es un total conocimiento de uno mismo. Cuando lo consigas, lo que más desees estará automáticamente allí; lo que más te disgusta desaparecerá.

7. Libérate de la carga de los juicios. Al juzgar impones el bien y el mal a situaciones que simplemente son. Todo se puede entender y perdonar, pero cuando juzgas te apartas de la comprensión y anulas el proceso de aprender a amar. Al juzgar a otros reflejas tu falta de autoaceptación. Recuerda que cada persona a la que perdones aumenta tu amor a ti mismo.

8. No contamines tu cuerpo con toxinas, ya sea por la comida, la bebida o por emociones tóxicas. Tu cuerpo no es sólo un sistema de mantenimiento de la vida. Es el vehículo que te llevará en el viaje de tu evolución. La salud de cada célula contribuye directamente a tu estado de bienestar, porque cada célula es un punto de conciencia dentro del campo de la conciencia que eres tú.

9. Reemplaza la conducta que motiva el miedo por la conducta que motiva el amor. El miedo es un producto de la memoria, que mora en el pasado. Al recordar lo que nos hizo sufrir antes, dedicamos nuestras energías a asegurarnos de que el antiguo sufrimiento no se repita. Pero tratar de imponer el pasado al presente jamás acabará con la amenaza del sufrimiento. Eso sólo ocurre cuando encuentras la seguridad de tu propio ser, que es amor. Motivado por la verdad interior, puedes enfrentarte a cualquier amenaza, porque tu fuerza interior es invulnerable al miedo.

10. Comprende que el mundo físico es sólo el espejo de una inteligencia más profunda. La inteligencia es la organizadora invisible de toda la materia y toda la energía; como una parte de esta inteligencia reside en ti, participas del poder organizador del cosmos. Como estás inseparablemente vinculado con el todo, no puedes permitirte el contaminar el aire y el agua del planeta. Pero en un plano más profundo, no puedes permitirte el vivir con una mente tóxica, porque cada pensamiento crea una impresión en el campo total de la inteligencia. Vivir en equilibrio y pureza es el más elevado bien para ti y para la Tierra.

Deepak Chopra

Publicado en Aprender a gestionar las emociones | No hay comentarios »

Frase

29 de junio de 2013

Me encanta esta frase:

«Creo que a través de las vivencias personales que experimentamos, vamos comprendiendo la sencillez que habita en la palabra AMOR. Las concesiones emocionales disminuyen de manera natural, se deja de invertir energía en aquello que simplemente no fluye. Sin reproches, con la serenidad que aporta ser consciente de lo efímero que es el paso por la vida y lo valioso que es mantenerse cerca y ocuparse de las uniones que uno siente que circulan libres, honestas y generosas. Aquellas que sencillamente amas y te aman.»

Publicado en Relaciones y amor | No hay comentarios »

Cuento El Amor y el Miedo

28 de octubre de 2012

Dicen que al inicio de los tiempos sólo existían dos emociones, el amor y el miedo, que vivían en un maravilloso oasis donde tenían todo lo que necesitaban. Solían estar juntos, y Miedo se encontraba muy bien cuando estaba con Amor.

Amor siempre quería expandirse, salir del oasis e ir más allá, conocer nuevas tierras; en cambio Miedo, ante esa idea, solía decir que mejor sería quedarse allí donde no les faltara de nada, y que fuera del oasis, seguro que había lugares y seres peligrosos que nada bueno les podían deparar.

Amor insistía en que necesitaba expandirse, que aquel oasis se le quedaba muy pequeño, mientras que Miedo prefería quedarse allí donde tenía todo cubierto.

Un día Amor decidió que se marcharía de aquel oasis, aunque fuera sin la compañía de Miedo, y así lo hizo.

Miedo se quedó solo. No le gustaba la idea de que Amor se fuera, pero prefería quedarse en la seguridad de su oasis que seguir a Amor y arriesgarse a lo que en su compañía pudiera suceder.

Hasta entonces Miedo no sabía de la existencia de más presencias por aquella zona, hasta que un día, empezó a echar mucho de menos a Amor. La recordaba constantemente, e incluso lamentaba no haberse ido con ella, pensaba que tal vez la habría perdido. Miedo no tenía ganas de hacer nada, pasaba mucho tiempo tumbado y a veces lloraba. Fue entonces cuando apareció una nueva compañía por allí, se llamaba Tristeza.

Al principio a Miedo le gustó que Tristeza estuviera por allí, porque al menos no estaba solo, pero pronto se dio cuenta que por un tiempo su compañía estaba bien, pero que no le gustaba que se quedara demasiado. Entonces, empezó a quejarse. Decía que Amor había hecho mal marchándose y dejándole allí solo, que aquello no había estado bien y que Tristeza le resultaba molesta. Fue entonces cuando apareció por allí otra presencia, esta se llamaba Enfado.

Al principio a Miedo también le gustó que estuviera por allí, Enfado tenía mucha energía, le hacía moverse e incluso verse con dominio y poderoso, pero al poco tiempo Miedo se encontraba agotado.

El oasis empezó a ser un lugar menos mágico, la vegetación se empezaba a marchitar, ya no había tanta agua e incluso el sol parecía brillar menos.

Miedo, Tristeza y Enfado tenían muchos conflictos entre ellos, y se sentían tremendamente confundidos viviendo todos en el mismo oasis.

Un día Amor volvió, quería volver a ver a Miedo y saber cómo se encontraba. Tenía tantas ganas de contarle todo lo que había conocido, y hasta donde había llegado. Cómo en todas partes le habían recibido con los brazos abiertos, quería contarle que en realidad todo el mundo era un oasis, y podía tener todo lo que necesitan aun fuera de allí. Y que el mundo de fuera no estaba lleno de peligros como creía Miedo.

Pero al llegar al oasis, Amor encontró que no estaba como lo había dejado, las plantas estaban marchitas, el sol no brillaba como antes, se había convertido en un lugar oscuro y seco.

Allí encontró a Miedo, muy desmejorado y discutiendo con Enfado y Tristeza. Al ver a Amor se le iluminó la cara, y se fundieron en un gran abrazo que devolvió la luz al oasis y a Miedo, y sin saber cómo no volvieron a ver por allí ni a Tristeza ni a Enfado, y Miedo se encontraba perfectamente en compañía de Amor.

Desde entonces cuentan que en esta vida solo hay dos emociones básicas, el amor y el miedo, y que el miedo crece con la falta de amor.

La Tristeza y el Enfado fueron creaciones de Miedo y cuando estas aparecen en la vida, a veces rascando mucho se puede encontrar a Miedo.

También dicen que cuando Amor volvió al oasis, por allí por donde pasó la siguen echando de menos. Y que las personas continúan haciendo muchas de las cosas en su día a día buscando a amor; y conocieron a Miedo cuando pensaban que no volverían a encontrar a Amor.

En la vida como en el oasis, tenemos todo lo que necesitamos, el sol, las plantas el agua el aire, y a Amor.

Publicado en Relaciones y amor | No hay comentarios »

El rostro y la emoción

22 de abril de 2012

Aparentemente, el lado izquierdo de tu cara es el más favorecedor. Los científicos dicen que tiene que ver con que se presentan muchas más emociones allí. Se trata de uno de esos raros estudios que no imaginamos se llevan a cabo, Blackburn y Kelsey Schirillo James de la Universidad Wake Forest en Estados Unidos elaboraron un estudio donde mostraban que las imágenes del lado izquierdo de la cara son percibidas como más agradables que las del lado derecho, posiblemente debido al hecho de que presentan una mayor intensidad emocional.

Ciertamente, en el rostro alojamos la manera en que nos sentimos y los demás pueden leerlo y reaccionar de acuerdo a lo que ven. Nuestros músculos faciales altamente especializados son capaces de expresar muchas emociones únicas. La investigación sugiere que el lado izquierdo de la cara es más intenso y activo durante la expresión emocional; de hecho, en los retratos de artistas occidentales, los temas se centran en el perfil izquierdo. No debemos olvidar que el hemisferio derecho cerebral es el que controla ese lado del rostro.

«Nuestros resultados sugieren que las mejillas de izquierda tienden a mostrar una mayor intensidad de la emoción, que los observadores encuentran más estético. Nuestros resultados proporcionan apoyo a una serie de conceptos como las nociones de emoción lateralizada y el dominio del hemisferio derecho con la extensión lado derecho del cerebro que controla el lado izquierdo de la cara durante la expresión emocional».

Publicado en Aprender a gestionar las emociones | No hay comentarios »

Miles de emociones, en recuerdo de ALF

7 de marzo de 2011

watch?v=mwQFGZ0bFbs

Publicado en Vídeos interesantes | No hay comentarios »

El reflejo del Alma

12 de diciembre de 2010

Las emociones se ven en tu cara
Yo siempre he sostenido que las emociones se ven en la cara de las personas. Ayer leyendo una entrevista que le hacían a Adolfo Dominguez me encantó lo que decía «a los quince años, tenemos la cara que nos otorga la naturaleza, y a los cuarenta, la que nos hemos hecho nosotros. la vida nos va marcando, el alma va modelando el rostro, y a partir de los cuarenta años, cada cual es culpable de su cara».

Publicado en Relaciones y amor | No hay comentarios »