Días 12, 13, 14 y 15 – Disfrutando con calma de Shanghai

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

2 de septiembre de 2019

Días 12, 13, 14 y 15 - Disfrutando con calma de Shanghai

Los últimos días de los viajes nos gusta reposar en un hotel cómodo, pasear sin estrés, descubrir detalles al paso, hacer alguna compra y sobre todo rebosar de calma, valorando la curiosa mezcla de los occidental y lo oriental juntos en una misma ciudad; el contraste de rascacielos y hutongs; y la sorpresa de hallarte en una ciudad que nunca duerme.

Estos viajes sin guías, organizados por nosotras mismas, nos retan cada día, nos llevan a exponernos a circunstancias no conocidas, a desarrollar la creatividad y lo mejor dotado nos abren la mente con respeto al mundo, nos rompen todos los pre-conceptos basados en hechos esporádicos carentes de realidad. No hay momento para aburrirse, siempre hay algo nuevo para contemplar.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 3 – Rumbo a Pekín (en cantones) Beijing (en mandarín)

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

2 de septiembre de 2019

Día 3 - Rumbo a Pekín (en cantones) Beijing (en mandarín)

Después de desayunar, decidimos adentrarnos caminando a la zona esté de la calle Nanjing, bastante más comercial y popular, con ánimo de visitar el famoso mercado de las seda… Llegamos a un lugar con mucha seda, pero que no era el famoso mercado… Luego nos fuimos en el maravilloso y bien señalizado metro al aeropuerto. El avión salía a las 17, llegamos a las 15 y nos dicen que nuestro vuelo está cancelado por inclemencias meteorológicas, nos mandan a una ventanilla, de esa a otra, todo casi en chino, y de esa a una tercera, donde cogen el teléfono todos enfadados, gritan, nos miran, vuelven a hablar en chino y nos dan dos tarjetas de embarque para el avión de las 15, en clase Premium, eran las 15:15, sin decir nada salimos corriendo a la puerta, el vuelo se había retrasado una hora, así que llegamos estupendamente.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 2: «Las 3:30 am son del día siguiente»

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

31 de julio de 2018

Paseamos sin rumbo, entre la neblina del desierto y el calor, por una ciudad de apariencia marciana, en la que apenas ves dubaitis (ellos vestidos de blanco y ellas de negro frecuentan malls, clubs y restaurantes), en la calle se ve más a los indios, pakistaníes, bangladeshis… la nueva esclavitud del XXI.

No podemos olvidar que hace tan sólo 70 años Dubái era un desierto donde modestos comerciantes luchaban por sobrevivir, hasta qué la fiebre del oro negro se apodero de ellos. Hoy es una tierra de contrastes en la que conviven la ostentación de los nuevos ricos, compitiendo entre si por demostrar su poderío con miles de excentricidades y las trabajadores y comerciantes mas humildes que quieren que te lleves a toda costa cashimire, azafrán o joyas de oro.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 1: Los contrastes de Bogotá

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

12 de agosto de 2017

Día 1: Los contrastes de Bogotá

Después de 15 días intensos de trabajo, casi en estado de agotamiento extremo, hemos comenzado nuestra aventura por Colombia. Como siempre el primer día toca tocar tierra, desconectar de todo y reencontrarnos de nuevo con nuestra esencia para poder disfrutar el viaje en presencia, viviendo cada instante en su totalidad.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 13: Barrio de Shibuya y colegialas niponas

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

22 de agosto de 2016

Día 13: Barrio de Shibuya y colegialas niponas

Hoy, nuestro último día en Tokio, decidimos pasear por Shibuya – el tifón, contra todo pronóstico, parecía estar calmado – así que nos aventuramos por esta zona. Nos llevamos una gran sorpresa. Dicen que es el Japón cool. No sabría qué nombre darle, lo que si nos dimos cuenta que parecía otro país: sucio, había mendigos en la calle, la gente era maleducada y nada respetuosa, bulliciosa, colorista, masificado (cruzamos por el cruce de peatones más aglomerado del mundo, donde la gente cruza a la vez en todos los sentidos, con pantallas gigantes de televisión por todas partes). Hubo un momento que no sabía si estaba en Tokio o en Times Square. Un horror para nuestra alta sensibilidad.

Nos dimos cuenta que una gran parte de la juventud japonesa parece actuar y comportarse en extremo de rebeldía a sus tradiciones. Llevan el pelo de colores, se visten de forma contra cultural, sus modales son mucho menos sofisticados, carecen de la delicadeza nipona (hermosa para mi gusto) son más rudos en sus modales.

En concreto nos sorprendieron, en la calle Takeshita (con un diseño retro-futurista) en la que una enorme cantidad de chicas se pasean vestidas como colegialas (un punto porno) con pompones, coletas y mochilas de colores, otras llevan un look heavy metal. Era una amalgama de colorido, de multiculturalidad, de consumo de lencería, ropa, productos de belleza, merchandising de ídolos japoneses y coreanos.

Todo país ha de evolucionar, toda persona ha de romper sus cordones umbilicales, pero perder las tradiciones es homogeneizarse. Es una pena. La globalización está acabando con la singularidad de los países. Este nuevo Japón parece estar perdiendo parte de su armonía, y orden. Igual era demasiado rígido, pero a mi entender creo que tenía que ver con la idiosincrasia de este país.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »