Día 9: “La imperial Hue”

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

9 de agosto de 2018

Día 9: "La imperial Hue"

Desayunamos un delicioso plato de frutas asiáticas (cabeza de dragón, lichis, mangostan, sandia, longan, ojo de dragón, rambutan) tostadas con mantequilla y café disfrutando de la calma, la limpieza y de un lugar tan especial.

A continuación salimos a la calle en busca de la Ciudadela de Hue, nos habían dicho que estaba a 10 minutos andando desde el hotel, y no se aún como tardamos casi una hora. Y es que en la calle no se puede preguntar, siempre que lo hemos hecho nos mandan al quintó pino. No se sí es que no entienden los nombres occidentalizados en los mapas, o porque no saben leer, o porque no entienden bien la pregunta. En general no hablan bien inglés. Después de dar una vuelta de 90 grados alrededor del hotel, terminamos cogiendo un taxi por cuatro duros.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 8: “Acampada en el aeropuerto”

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

9 de agosto de 2018

Día 8: "Acampada en el aeropuerto"

Después de desayunar nos dirigimos al aeropuerto, para coger el vuelo de las 11:20; al imprimir la tarjeta de embarque nos percatamos que la salida es a las 17:50, ¿explicación? Ninguna. Así que 7 horas por delante para inventarnos la vida, volver no tenía sentido.

Encontramos un café con un par de butaquitas un poco escondidas y montamos allí el campamento base para pasar el día, hablando, leyendo, bicheando, tomando café. Al final nos vino bien ese descansó, organizamos cosas y además tenemos la filosofía de que todo en la vida pasa por algo, fluimos, pues si fluyes lo tienes todo. Sólo cuando la mente se niega a fluir con la vida y se estanca en las orillas se convierte en problema. Fluir quiere decir aceptación.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 7: “Una de rollitos primavera y unas pipas con cerveza”

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

9 de agosto de 2018

Día 7: "Una de rollitos primavera y unas pipas con cerveza"

El plan era levantarnos a las 5:30 para ver amanecer Tai Chi en la cubierta, en total silencio y armonía con el entorno y un super desayuno; pero al llover sólo pudimos disfrutar del desayuno y de la compañía del grupo que después de la noche de karaoke ya eran casi familia.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 6: “Calma al atardecer en la Bahía de Ha Long”

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

3 de agosto de 2018

Día 6: "Calma al atardecer en la Bahía de Ha Long"

Según la mitología vietnamita, en tiempos antiguos, una flota china se disponía invadir el norte de Vietnam por el Golfo de Tonkín. Ante tal amenaza, el Emperador de Jade pidió a una familia de dragones celestiales que le ayudara a defender las tierras. Los dragones descendieron y escupieron perlas y piedras de jade para hundir los barcos enemigos y detener así el asedio.

Cuando terminó la batalla, las joyas se habían convertido en 2.000 islas e islotes de roca kárstica y, al constatar la gran belleza de la bahía, la familia de dragones decidió quedarse. El lugar fue nombrado Bahía de Ha-Long, literalmente, ‘Bahía de los descendientes del dragón’. Nombrada una de las 7 maravillas del mundo.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 5: “De Confucio a la Marionetas acuáticas”

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

2 de agosto de 2018

Día 5: "De Confucio a la Marionetas acuáticas"

Empezamos el día en un mercado al por mayor lleno de pasillos por sectores de todo tipo, desde puestos sólo de celo, de alfombras, zapatos, bolsos… Una locura de gente y de estrés. De ahí nos fuimos al templo de la literatura, una joya vietnamita, lugar de estudio y sabiduría, en el que enseñaba Confucio los principios éticos del confucianismo, que deben ser la norma de comportamiento en una vida humana, dos conceptos: la compasión que induce a socorrer a los semejantes, y la equidad que lleva al respeto por los bienes ajenos y la posición social de cada cual. Ten vigentes y necesarios hoy en día.

Nos regresamos en rickshaw (vehículo transportado por una bicicleta) al centro y recorrimos la zona de imitaciones de lujo para ver que es lo que por aquí se estilaba. Sin tentaciones, regresamos al Lago para comer y refrescar. El calor sigue siendo algo alto, pero lo que es un horror es el número de bocinas de coches y motos que suenan por segundo, ahora ya sabemos que el objeto es avisar.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 4: “SI al sombrero vietnamita, NO a la sopa flotadora”

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

2 de agosto de 2018

Día 4: "SI al sombrero vietnamita, NO a la sopa flotadora"

Tras dormir unas 9 horas a pierna suelta y desayunar copiosamente, decidimos irnos a la peluquería para también vivir esta experiencia, por 6 euros y un masaje lavado de casi media horas nos dejaron como en Llongueras, aunque pensamos que íbamos a dejar allí la cabellera.

Luego decidimos pasear al fluir sin destino por la zona francesa y por los mercadillos, las pequeñas tiendas de barrio y el sinfín de puestos callejeros. Nos resulta cómodo y curioso que las tiendecitas de Hanoi sigan los principios comerciales chinos, de que las tiendas de temática similar están agrupadas en la misma calle, para crear más negocio y ayudarse unos a otros. Como hacia calor nos compramos el sombrero que llevan las vietnamitas de origen humilde, ha sido nuestra salvación para la lluvia y el sol (donde fueres haz lo que vieres).

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 3: “Del lujo a la cutrez”

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

31 de julio de 2018

Día 3: "Del lujo a la cutrez"

Tras un vuelo muy bueno, llegamos a Hanoi casi sin dormir a las 13 horas, gestionamos el visado sin ningún problema y nos encaminamos al supuesto hotel de categoría “fantástico”.

Al ver los dos patos en la puerta, los dos leones de mármol en el interior, así como los múltiples repujados de oro nos damos cuenta en el acto que hemos de bajar nuestras expectativas inmediatamente, y movernos más bien en la escala de lo “cutre”.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 2: “Las 3:30 am son del día siguiente”

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

31 de julio de 2018

Paseamos sin rumbo, entre la neblina del desierto y el calor, por una ciudad de apariencia marciana, en la que apenas ves dubaitis (ellos vestidos de blanco y ellas de negro frecuentan malls, clubs y restaurantes), en la calle se ve más a los indios, pakistaníes, bangladeshis… la nueva esclavitud del XXI.

No podemos olvidar que hace tan sólo 70 años Dubái era un desierto donde modestos comerciantes luchaban por sobrevivir, hasta qué la fiebre del oro negro se apodero de ellos. Hoy es una tierra de contrastes en la que conviven la ostentación de los nuevos ricos, compitiendo entre si por demostrar su poderío con miles de excentricidades y las trabajadores y comerciantes mas humildes que quieren que te lleves a toda costa cashimire, azafrán o joyas de oro.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 1: “No sin mi VISA”

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

31 de julio de 2018

Día 1: "No sin mi VISA"

Un año más comenzamos este diario de viaje; salimos rumbo a Dubai a las 22:30, después de un día estrepitoso de corre y corre, en el que el único descanso fue la hora de disfrute de la sala Vip.

Volamos en las últimas filas pese a haber pedido las primeras, con lo que no pudimos ver el eclipse, pero nos dio igual porque nos quedamos sorprendidas observando a la pareja sentada junto a nosotros, que en 8 horas no se dirigieron la palabra ni se miraron, creo que estaban practicando “el juntos pero no revueltos”.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 15: Sensaciones en el trópico

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

26 de agosto de 2017

Día 15: Sensaciones en el trópico

Ya sola, que no solitaria, en Santo Domingo degusto el sabor que me ha dejado el viaje. Diría que tengo muchas sensaciones, de un lado alguna de enfado conmigo misma pues, en un par de ocasiones, ciertas situaciones me pusieron nerviosa y eso no me hizo tratar con amor a las personas.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »