Día 9: Ave María (pues aquí hecha una auténtica paisa)

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

20 de agosto de 2017

Día 9: Ave María (pues aquí hecha una auténtica paisa)

Colombia me parece un país precioso, variado, barato, natural, rico en cultura, seguro, divino para conocer; y lo mejor de todo son las personas, me tienen maravillada, son cheveres, tan hospitalarios, te acogen con muchísimo cariño, te invitan a sus casas, te llevan a conocer. Son auténticos anfitriones, te hacen sentir tan bien.

Nos llevaron a conocer la zona del poblado, la zona de Laurel. Luego fuimos a comprar cuero 100 x 100 al centro comercial Santa FE, en la tienda Vélez, que maravilla de cuero tienen en Colombia y para nosotros es muy barato, hace años que ya no tenemos estos cueros en España, tan bien tratados.

De ahí nos fuimos a comer al Restaurante ElCielo, un paraíso de sensaciones, pura comida fusión colombiana. Me encanta la historia del chefs Juan Manuel Barrientos, empresario y líder de paz, harto de la ingeniería decidió reinventarse, estudió con los mejores chefs de España y Japón, para más tarde crear el restaurante ElCielo y la fundación del mismo nombre. Gracias Mayra por recomendármelo.

El local cuenta con un diseño rústico, que hace un homenaje a las fincas tradicionales paisas con tres elementos predominantes: vegetación, cuero y madera, sus paredes de ladrillo cocido a la vista. Desde sus inicios los insumos usados apelan al comercio justo y pequeñas granjas con productos orgánicos. Con el compromiso de ir más allá y a ayudar a «cocinar la paz de Colombia» y con la firme convicción de que dicha paz se construye uniendo a los colombianos.

ElCielo conformó hace varios años La Fundación, un lugar donde se capacita a soldados heridos por minas anti persona o en combate, ex guerrilleros, ex paramilitares, para que estén preparados en un oficio que les sirva laborar en la vida fuera del conflicto armado y también para que se reconcilien y perdonen con sus antiguos enemigos. También capacita a madres cabezas de familia, esposas de soldados retenidos, campesinos e indígenas que se han visto obligados a abandonar su lugar de origen (desplazados).

Después degustamos un café, en Aster, el café suizo de 1930, donde nuestros amigos nos pusieron nombre: Isabel Sor María Dulce y yo Sor Dulce, y nos llevaron a pasar por el centro: Junín, Maracaibo, la plaza Botero, el parque de la luz, el hueco y la playa y el pueblo paisa.

Fue un día estupendo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario