Día 5: «De Confucio a la Marionetas acuáticas»

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

2 de agosto de 2018

Día 5: "De Confucio a la Marionetas acuáticas"

Empezamos el día en un mercado al por mayor lleno de pasillos por sectores de todo tipo, desde puestos sólo de celo, de alfombras, zapatos, bolsos… Una locura de gente y de estrés. De ahí nos fuimos al templo de la literatura, una joya vietnamita, lugar de estudio y sabiduría, en el que enseñaba Confucio los principios éticos del confucianismo, que deben ser la norma de comportamiento en una vida humana, dos conceptos: la compasión que induce a socorrer a los semejantes, y la equidad que lleva al respeto por los bienes ajenos y la posición social de cada cual. Ten vigentes y necesarios hoy en día.

Nos regresamos en rickshaw (vehículo transportado por una bicicleta) al centro y recorrimos la zona de imitaciones de lujo para ver que es lo que por aquí se estilaba. Sin tentaciones, regresamos al Lago para comer y refrescar. El calor sigue siendo algo alto, pero lo que es un horror es el número de bocinas de coches y motos que suenan por segundo, ahora ya sabemos que el objeto es avisar.

Luego fuimos a ver una espectáculo de marionetas de agua con música vietnamita: un espectáculo de color e historia de este país. El montaje consta de un escenario con un estanque lleno de agua turbia para evitar que se vean los mecanismos donde se representan escenas de la vida cotidiana rural o antiguos relatos históricos, cuentos, leyendas, juegos populares, etc… Además suelen utilizar fuegos artificiales incluso dentro del agua, por lo que a veces resulta bastante impactante. Mientras se suceden las escenas, en un altillo que hay a la izquierda del espectador, una banda de músicos con instrumentos autóctonos y bonitas voces amenizan la actuación con sus cantos y sonidos. Merece la pena todo, aunque he de confesar que mi nivel de cansancio me impidió disfrutarlo, porque estaba en la primera fila, más pendiente de no dormirme que de otra cosa.

Para cenar toco pizza en un bonito restaurante y copa de vino blanco, nos habíamos consumido casi el presupuesto diario, no daba para más.

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario