Cuando me amé de verdad, por Charles Chaplin

22 de julio de 2015

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Un comentario para “Cuando me amé de verdad, por Charles Chaplin”

  1. Nuria Sanchez dice:

    He vuelto de unos días de descanso, sin internet (maravilloso) y justo entro aquí y leo este precioso texto ¡qué suerte! ;-). Es realmente maravilloso, aunque no he podido evitar pararme en el quinto párrafo, cuando dice «Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. …».ummmm…a ver si puedo expresar bien lo que quisiera…es posible que alguien cercano, o muy cercano, se comporte mal contigo en alguna ocasión, o quizás incluso en varias ocasiones, y uno pueda pensar «ah no, no tengo por qué aguantar esto» o «yo no merezco que me traten así» o cualquier cosa parecida y entonces hacer lo que dice el texto, romper con esa situación y con la persona que te provoca este malestar. Sin embargo lo que me pregunto es si realmente eso es amor hacia uno mismo. En cierto sentido sí, claro, es una protección, pero me pregunto: si uno huye siempre de esas situaciones o personas que le suponen una dificultad, uno no avanza, con crece ni madura como persona. Nada puede surgir, ni transformarse. Creo que eso que podemos considerar no saludable, siempre refiriéndome a situaciones no graves como por ejemplo un maltrato físico o psicológico, por supuesto, pero en situaciones más «suaves», que seguro todos hemos vivido en nuestra vida, realmente creo y cada vez estoy mas convencida, por propia experiencia, que en realidad solo reflejan algo que debemos aprender, es como si nos estuvieran señalando aquello que en nosotros está herido y que precisamente necesita de nuestro amor hacia nosotros mismos, y creo que la mejor manera de dártelo no es librándote de ello, porque volverá seguro en forma de otras experiencias y de otras personas, sino todo lo contrario: acogiéndolo con mucho amor, viéndolo, entendiéndolo y transformándolo. Con el proceso que uno necesite en ese momento, con el espacio necesario, al ritmo que uno necesite. Yo lo he hecho, en realidad estoy ahora en ese proceso con alguien a quien quiero enormemente. Es la primera vez que lo enfoco así y siento que algo ya va curándose en mi y además doy el espacio para una solución. De todas las situaciones por las que he pasado y en las que me he librado de algo o alguien, es en esta, en la que estoy dando este espacio, en la que de verdad estoy sintiendo que me estoy dando amor a mi misma. Y al otro.

    ¿Tiene esto sentido? para mi cada vez mas

    Gracias preciosa por compartir el texto. Es precioso

Deja un comentario