Día 6: Isla de Miyajima

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

15 de agosto de 2016

Día 6: Isla de Miyajima

Hoy desde Hiroshima cogimos el ferry a la isla de Miyajima. Viajar por este país empieza a resultarnos ya muy fácil, tras la confusión inicial nos damos cuenta que está todo muy claro indicado, siempre y cuando no te salgas del procedimiento (algo difícil para mí. He de confesar que estoy progresando adecuadamente). Si ponemos atención ya llegamos a entender el japonés jaja.

La isla es un tesoro de 2 km en el mar Seto, lo primero que te sorprende es encontrar un Tori de más 16 metros en medio de la arena si hay marea baja o en el medio del mar (mucho más bonito) si hay marea alta. Con nuestra suerte tuvimos la ocasión de verlo de las dos formas.

Luego nos fuimos caminando al parque Momijidani sin ser consciente que poco más que era una escalada de 3 horas al monte Misen, sin dudarlo, bajo un sol de justicia, nos encaminamos monte arriba 530 m. Por el camino descubrimos un templo por la Paz que tiene una llama encendida desde hace más de 1200 años, dicen que la encendió un asceta que quedo allí más de 100 días, yo creo que fue para recomponerse de la subida, porque madre mía… bajamos en funicular.

Luego Isa probó las ostras a la plancha, mangar típico del lugar, para quien le gusten, yo preferí un zumito de kiwi, el sabor me resulto más seguro.

De regreso, ya en Hiroshima como llovía a cántaros decidimos probar el tranvía. Creo que nos faltaba aún un poco de aventura, al bajarnos nos cayó una tromba de agua que prometía dejarnos empapadas si no hubiera sido por el súper impermeable que encontramos por 5 euros en el Seven Eleven… El piezon modelo muji para nuestros demás viajes: una joya cuya calidad es de difícil hallazgo.

Acabamos el día al son del penne arrabiata, el risotto y la botella de vino bianco de rigor. Por cierto, también estamos perfeccionando el italiano con acento nipón.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 5: Templo Dorado y viaje a Hiroshima

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

14 de agosto de 2016

Día 5: Templo Dorado y viaje a Hiroshima

Tras dormir un día más como lirones, ayuda la almohada Japo (digna de probar) y desayunar con calma al modo occidental, nos aventuramos a coger un autobús abarrotado de gente, al templo Dorado. Cada vez que hacía una parada sonaba una grabación que parecía que decía «arriba las manos» menuda coña nos trajimos… no sé cómo llegamos pues los carteles eran todos en japonés y a penas los veíamos. La verdad es que de momento estamos saliendo bastante olímpicas.

El viaje al son de la escopeta, mereció la pena, en medio del lago nos encontramos el Templo Dorado de una belleza de sutileza extrema. Que romántico. Un templo de oro en medio de un lago rodeado de un bosque.

De ahí fuimos a la estación a coger el tren para Hiroshima y de nuevo cantamos bingo: llegamos a 12:37 y el tren salía a las 13:10… Los famosos trenes bala he de decidir que no nos parecen tan bala… si van rápido, no se nota.

En Hiroshima tuvimos que re-ubicarnos, el primer hotel no nos gustó, olía a sopa por todas partes, así que sin demora cancelamos la reserva y nos buscamos otro más de nuestro estilo. Una vez ya situadas comenzamos la caminata hasta el memorial de Hiroshima, no sabíamos cómo nos íbamos a encontrar allí, la zona más destruida por la bomba. Curiosamente nos encantó: está en un parque diseñado por Kenzo al margen de un gran río. Se respira una sensación curiosa más cercana a La Paz que a otra cosa.

En medio del parque hay una gran campana que todo visitante ha de tocar para que se escuche el repicar por la paz por todas las partes del mundo.

Cuanto más bonito sería el mundo si todas nuestras acciones fueran al son de la armonía y el bienestar de todos.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 4: Nara

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

13 de agosto de 2016

Día 4 Nara

De nuevo nos toca la gorda, llegamos a la estación y el tren a Nara sale en 5 minutos, ni necesitamos correr. A nuestro alrededor todos los turistas cargados de mochilas, guías, mapas y horarios de trenes. Nosotras ligeras de equipaje llegamos a los mismos lugares sin estrés.

Ya dentro del tren vemos que casi todos se bajan en Inari, sin preguntar decidimos hacer lo mismo, pues nos damos cuenta que ahí está unos de los templos sintoístas que más nos apetece ver Fushimi Inari. Después de unos rezos y petición de deseos al modo de aquí (ya dominamos la práctica: moneda, toque de cuerda con sonido de cascabel, reverencia, palmitas, petición de deseo y reverencia) nos adentramos en el templo Fushimi dedicado al dios Shinto del arroz, y recorremos los senderos marcados con miles de puertas tori color rojo que tanto nos recuerda las imágenes de Memorias de una Geisha… que preciosidad.

De ahí salimos a la búsqueda del siguiente templo, Kasuga, pensamos que está a 20 minutos caminando y sin dudarlo nos ponemos en marcha, y a los 5 minutos nos dimos de frente con él. Fue una de esas alegrías sencillas de la vida que hacen mucha ilusión, pues el calor estaba ya en fase de derretirnos. Allí encontramos un lugar de esos que invitan a estar con uno, y al deleite de un té verde frío (está buenísimo) donde con calma nos tomamos el tiempo de escribir nuestros deseos y dejar allí constancia de esta visita, mientras respiramos el dulce aroma de lo antiguo.

De nuevo en la estación descubrimos una nueva señal del WC (después de usar eche jabón en una toallita y límpielo). No creo que yo esté obsesionada pero aquí el WC es un asunto, creo que voy a comenzar una colección de cartelitos.

De vuelta en Kioto apenas sin espera de trenes, decidimos caminar hacia el hotel para seguir disfrutando la ciudad y los pequeños lugares que van saliendo a nuestro encuentro. Nos ha encantado Kioto es de esos lugares que uno encuentra por el mundo en el que conviven bien dos mundos. Son sitios en el que los viajeros (no turistas) varan un tiempo antes de proseguir el viaje… siempre me han gustado estos enclaves.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 3: Kioto

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

12 de agosto de 2016

Día 3: Kioto

Con el extra de la cena de ayer decidimos coger un taxi (las puertas se abren automáticas, la primera paletada que se hace en Japón es darte con la puerta del taxi pues no te esperas que la puerta venga a ti en vez de tú a la puerta) bajada de bandera 7,90, para ir a la estación (aún las encontramos enormes y de difícil comprensión, son como ciudades subterráneas) el taxista con un gran despliegue de atención nos dejo en el lugar exacto y luego un revisor nos dejó directamente en el tren que además salía en 10 minutos… Un récord teniendo en cuenta que somos viajeras al fluir, de las que no llevamos guía ni miramos horarios.

Dentro del tren seguimos con el guante blanco y los saludos: el jefe de cada estación hace una reverencia al paso de cada tren y el revisor a la salida y entrada de cada vagón…. Si sabéis de algún físio sin trabajo por favor enviarlo para aquí, se va a forrar, aunque sea sólo con el revisor 50 vagones por reverencia entrada y salida, imaginaros como termina.

El viaje fue precioso viendo pueblitos, más bien del mismo tipo, de esos que siempre se ven en las películas de Japón, de casitas de concreto gris, que parecen prefabricadas, callecitas estrechas y personas en bicicleta rodeados de campos de verde intenso. Dicen que Japón es el país de la ARMONIA y creo que es una gran verdad, se respira silencio, equilibrio, limpieza, seguridad absoluta, orden por todas partes.

Ya en Kioto nos fuimos directas al hotel, la verdad es que nos están saliendo todos muy chulos, el único «pero» es el tamaño de las habitaciones que es diminuto, así son en este país. Muertas de hambre nos lanzamos a la prueba de la comida japonesa en un precioso restaurante impoluto, en medio de un jardín. Elegimos a golpe de ojo, señalando lo que veíamos que nos apetecía. Nada, definitivamente no es lo nuestro…. Algo tiene en el olor y sabor que nos empacha y nos echa para atrás. Lo bueno es que estamos las dos en la misma sintonía, así que tomamos una decisión caminar en busca de banderas italianas (así es como anuncian los restaurantes italianos).

Hace muchísimo calor, lo cual no nos impide caminar y perdernos por todas las callejuelas estrechas de Gion, el maravilloso barrio de las Geishas, igual que en la película esta súper bien conservado: con sus casitas iguales de madera oscura, sus bicis en la puerta, algunas macetas… Parece un escenario.

Se ven a muchas mujeres paseando con el kimono, creo que por sí cuela, pero por su actitud uno se da cuenta que no son Geishas, sólo quedan 1000 practicantes de este detallista oficio y creo que sólo salen por las noches. Nuestras noches son de otro tipo: cenita con vino, baños de intensidad a fondo y rendimiento encima del colchón, creo que comprensible después de una media de 12 km. diarios a pie.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 2: mercado Tsukiji y Ginza

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

11 de agosto de 2016

Día 2: mercado Tsukiji y Ginza

Día completo, vagabundeando y descubriendo esta cultura tan sorprendente. El mercado multicolor lleno de utensilios de cocina, platos del día expuestos en vivo o realizados en cera, más de un pescado natural o envasado en bolsas sintácticas nos han dado la primera visión de lo que entendemos aún por el Japón más auténtico… Se respiraba paz, silencio y me maravilló el cuidado de cada pequeño detalle: los envoltorios, los pastelitos, la forma de colocar las frutas y los vasitos de té…

He de confesar, y no me importa, que a ninguna de las dos nos gusta la comida japonesa, todavía nos estamos resistiendo, sabemos que algún día sucumbiremos a esa parte del viaje que suelen denominar de delicatesen… Todavía no hemos sido capaces… Hemos recorrido más de 2 km en busca de un mísero pedacito de pizza (tampoco es nuestro fuerte) y por supuesto el ansiado vino blanco jajaja, eso sí con aceitunas aderezadas al toque del tempura, por aquello de estar en Tokio. La cena nos costó 35 euros, nos devolvieron 60 euros que cogimos pensando que nos habíamos equivocado, ya en el hotel nos dimos cuenta que se habían equivocado ellos.

Nos han encantado los edificios modernos, las impolutas calles sin ni siquiera papeleras, el caminar delicado de las mujeres vestidas de ursulinas, los ceniceros inexistentes… la no prisa y el saludo reverencial de cabeza en cualquier organismo (como andarán de cervicales los pobrecitos, no paran de agacharse) se respira un toque de Segunda Guerra Mundial, los taxistas y revisores trajeados con guante blanco… los ejecutivos de caminar cansado y un punto soberbio. El consumo de lujo común para nosotras excesivo… los niños de ojos rasgados vestidos de colores con caritas sonrientes. La emocionalidad sí visible pese a lo que siempre critican de los japoneses.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

Día 1: Ekonnichiwa Japan

El diario de Maryam: 'Lo que no tengo a quien contar'

10 de agosto de 2016

Ekonnichiwa Japan

Después de un vuelo fantástico llegamos al aeropuerto de Tokio, se respiraba orden, limpieza por doquier, silencio y tranquilidad. Me sorprendió el alto nivel de perfeccionismo, como uno no hubiera rellenado bien una casilla te daban la vuelta y te mandaban hacerlo de nuevo…

Ya veo que voy a tener que tener bajo control mi eterna rebeldía sin causa y pasar un poquito por el aro… Dios mío (Japón tiene un alto nivel de burocracia y papeleo).

Llegamos a hotel a las 12 pues con el cambio de horario nos habían puesto, sin consultarnos, 7 horas encima; pero el check in era a las 15, ni suplicando conseguimos la habitación… veo que los Japos y yo no vamos a tener mucho en común o quizás sólo sean primeras impresiones o efectos del cansancio.

Tras arrastrarnos por las calles presas del calor y del agotamiento, llegamos al hotel a la hora establecida nos dieron una bolsita para llenarla de todos los productos de baño (había de todo de Shiseido, chulisimo) y según entramos en la diminuta habitación con lavadora y todo, nos tiramos vestidas encima de la cama y nos quedamos rendidas varias horas.

Cuando nos despertamos nos encaminamos al baño y nuestra mayor sorpresa fue poder llegar a comprender los misterios del WC japonés: que pasó de calor al frío y te riega tus partes íntimas llegando a hacerte cosquillas juguetonas… Algo aún por descubrir más a fondo.

Publicado en El Diario de Maryam | No hay comentarios »

The gentle power of highly sensitive people

3 de agosto de 2016

Publicado en Vídeos interesantes | No hay comentarios »